Skip links
AZPEITIA

48 ALOJAMIENTOS DOTACIONALES EN EL ANTIGUO CONVENTO DE LAS ESCLAVAS

El antiguo convento y residencia del noviciado de las Esclavas se encuentra al borde del eje que termina en la Basílica de Loiola, es decir la avenida San Ignacio de Loiola de Azpeitia en Gipuzkoa. El convento entero ocupa una superficie de 5.394,28 m2 y tiene forma de T, con el cuerpo principal de la iglesia en el centro y dos alas de uso residencial para el antiguo noviciado. Estas alas tienen su orientación trasera al noroeste y la principal hacia el sureste.

La pieza ocupada por los alojamientos es el ala este en todas sus plantas, semisótano, baja, primera, segunda y bajocubierta. La intervención alcanza hasta el nudo de la T incluido. La segregación de la parcela se realizó una vez redactado el Proyecto de Ejecución, según el convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Azpeitia y el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco.

En las plantas de semisótano y bajo cubierta, el Departamento requiere la mínima intervención posible y en última planta no se prevé habilitar ningún uso. Tampoco se prevén plazas de aparcamiento, ni estancias o servicios colectivos, únicamente un local para la guarda de bicicletas.

Se realizó la intervención de la plataforma actual, de la urbanización del entorno y del acceso al patio. Esta obra ha contemplado la rehabilitación de la parte segregada para incluir 48 alojamientos dotacionales, y no se propone realizó ampliación alguna ni alteraciones en los niveles de las diferentes plantas, ni se alteró el perfil de la cubierta en cuanto a la geometría de los faldones, si se recompuso el faldón en la zona del acceso principal.

El uso de alojamientos es únicamente en planta baja, primera y segunda,. El semisótano y la planta bajo cubierta no tienen uso residencial, y han quedado como espacios de almacén, de instalaciones y de guarda bicicletas.

La plataforma existente inicial desapareció, por requisito del ayuntamiento de Azpeitia, y se sustituyó por un jardín en pendiente. Al nivel superior de acceso al edificio se llegará mediante una escalera y una rampa. El arranque de las dos se encuentra en el lado oriental cercano a la nueva urbanización, y es el punto previsto de llegada de las circulaciones de peatones y de vehículos. En este punto concreto es donde se tendrá que elevar la acera, hasta la cota 86,75, para prevenir la llegada del agua de la avenida máxima del río, en estimaciones para 500 años.